¿Atrapado? Quizás desde fuera me podáis decir…

Cuando fui niño me gustaba jugar en solitario. Cualquier momento era bueno para inventarme una actividad que asociaba a un pasaje imaginario. En aquella época la mente es fértil y parece tener un potente mecanismo para atraer estímulos de cualquier tipo. Aquellos estímulos los convertía en secuencias insospechadas, porque mis creencias se estaban fraguando y... Leer más →

Reflejos

No quisiera extenderme demasiado en contar la manera en que Daniel logró enjuagar de sus pulmones una tristeza como petróleo derramado. Porque de hacerlo, a buen seguro que acabaría pringándome del lodazal que se respiraba en aquel hospital en que despertó. Pretendía ser blanco pero las penas abrumaban tan de cerca que las paredes parecían... Leer más →

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: